fbpx
Llámanos 626 30 46 35
20 años soñando juntos
Llámanos 626 30 46 35

¡Un campamento mitológicamente espontáneo!

¡Lo logramos! Tras haber superado las pruebas de los dioses, regresamos a Pinto. Llevábamos en la maleta otro campamento más cargado de nuevas experiencias y sensaciones.

 

Desde luego no fue tarea fácil, desde el primer día comenzaron los retos. Me acuerdo de cómo tuvimos que cargar con nuestras mochilas durante un buen rato hasta que conseguimos abrir lo sobres, o lo difícil que era hacer un hoyo en uno en el “Calcetogolf”. Bueno, y mejor no hablemos de lo silenciosos que teníamos que ser al enfrentarnos a Medusa o los enigmas que tuvimos que resolver el día de los egipcios para entrar en la fiesta de despedida.

 

El Buzón de la Amistad fue un puntazo, con su forma piramidal y sus caras decoradas según las temáticas de cada día por cortesía de la cuarta etapa. Siempre está bien mandarse cartas con mensajes bonitos que guardarnos en una cajita al llegar a casa para así cuidarlas como un tesoro.

 

La tercera etapa fue la responsable de la aparición de uno de los mejores inventos hasta ahora concebidos… ¡El Tuitter! @Albertochicote y @policía fueron algunas de las cuentas más famosas. No solo eso, sino que le surgió competencia cuando la segunda etapa creó…  “El Tablón”. ¡Y vaya competencia!

 

La comida estuvo bien, aunque siempre faltan macarrones y sobran purés de verduras, pero hay que comer de todo. ¡Las albóndigas estaban buenísimas!

 

Ahora que lo recuerdo… ¡La bandera fue épica! Ambos equipos competimos con garras y dientes por aquella pelota. Hubo algún que otro pique, pero bueno, es normal (el baile de la rabia, ya sabéis…). Yo lo que tengo claro es que no hice para nada ningún tipo de trampa ni utilicé los vacíos legales que me permitían las normas.

 

No faltaron tampoco los bailes: La Vaca, el baile del cuadrado, Métela Sácala, Cotton Eye Joe, Chikki Party…. ¡Sudamos más que en una clase de zumba!

 

Un día incluso fuimos al río que pasaba muy cerquita del campamento, porque nos hizo un tiempo extraordinario, mucho sol y poca lluvia, a pesar de estar en abril (ya sabéis lo que dice el refrán, en abril…). Parece que los dioses de las 4 mitologías al fin y al cabo no estaban tan enfadados con nosotros.

 

En definitiva, nos lo pasamos genial, y estamos deseando repetir. No puedo contener las ganas de que llegue ya el campamento de verano. ¡Ha sido increíble!

 

Carta de un@ acampad@

Disculpe, el formulario para comentarios está bloqueado en este momento.

Publicaciones relacionadas