fbpx
Llámanos 626 30 46 35
25 años soñando juntos
Llámanos 626 30 46 35

CARNAVAL 2020, UN CARNAVAL SOSTENIBLE

El sábado 22 las callejuelas y carreteras de Pinto se llenaron de seres fantásticos, misteriosos y divertidos. Se celebraba el Pasacalles de Carnaval, evento que, como tantos otros años, no nos podíamos perder. La temática era “disfraz sostenible”, y no se puede negar… que nos la tomamos muy en serio. Salimos así a la calle con galas fabricadas con material reciclado (envases, cartones…) de nuestros propios hogares ¡Es increíble la cantidad de plásticos que podemos llegar a consumir en una semana!
Los disfraces que salieron de aquella oleada creativa eran muy variados y únicos: osos amorosos, tortugas marinas varadas en los plásticos de las latas, robots, armaduras de luchador, o incluso ‘transformers’.
Además, tuvimos la infinita suerte de que la charanga Samaruc desfilaba justo delante de nosotros. Con su algarabía y su energía lograron que no dejásemos de bailar durante todo el recorrido (que era desde luego una buena caminata). Pero la fiesta no solo estaba en la música ¡Estaba en nosotros mismos! Durante todo el desfile celebramos cada
momento, danzando de forma coreografiada, entonando “¡camarero!¡Qué!”, o agrupándonos alrededor de “cubos de basura” mientras enseñábamos a los pinteños como se recicla en condiciones.
Durante el camino, algunos de los miembros de nuestro grupo compitieron en un juego de puntos en el que debían estar muy atentos. Cada indio y cada princesa que veían era un punto, y los payasos o los niños disfrazados de “Harry Potter”, dos puntos. Así recorrimos el pasacalles saludándolos a todos ellos. La merienda “jurásica”, con un buen zumo de frutas, nos ayudó a recuperar energías para llegar a la Plaza del Ayuntamiento (el final del recorrido) de una pieza. La plaza estaba repleta de personas disfrazadas, cada cual más original. Allí pudimos observar detenidamente al resto de comparsas participantes, como las ludotecas Manolito Gafotas, vestidos con atuendos totalmente tribales, o La Familia, con preciosos disfraces muy inspirados en El Señor de los Anillos. Cuando subimos al escenario, Comenzó a sonar la canción de Madre Tierra, y entre risas despedimos aquella tarde llena de color. A pesar de ser sin lugar a dudas el disfraz más sostenible, no ganamos ningún premio… ¡Pero añadimos una nueva experiencia a nuestra mochila!

Disculpe, el formulario para comentarios está bloqueado en este momento.

Publicaciones relacionadas